El webinario ‘Modelos de Intervención Psicosocial para Personas Migrantes, Refugiadas y Desplazadas: Región Occidente y Noreste de México’ se realizó el 16 de enero de 2020. El Webinario discutió las experiencias de dos Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) de México, FM4 Paso Libre (Guadalajara) y Casa del Migrante (Tijuana), frente a la crisis humanitaria que obliga a innumerables personas al desplazamiento. Ambas instituciones, así como otras ubicadas en zonas fronterizas y rutas migratorias, juegan un papel importante en la atención de necesidades físicas, psicosociales y legales de migrantes, refugiados y desplazados.

El evento fue organizado por la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y la Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo y fue presentado por Karla Livier Martínez Barrera, del área jurídica de FM4 Paso Libre (Dignidad y Justicia en el Camino A.C.), y Karla Gabriela Ramírez Melgoza, responsable del área psicosocial de la Casa del Migrante A.C. en Tijuana. Como comentarista y moderadora, participaron, respectivamente, María Dolores Paris Pombo, profesora-investigadora del Colegio de la Frontera Norte en Tijuana, y Azyadeth Adame, coordinadora académica del Diplomado en Primeros Auxilios Psicológicos para Personas Migrantes, Refugiadas y Desplazadas.

Usted puede ver la grabación del webinario aquí y acceder a la presentación del webinario aquí.

 

Modelo de Atención Psicosocial de FM4 Paso Libre

Karla Livier Martínez Barrera empezó el webinario presentando el Modelo de Atención Psicosocial de FM4 Paso Libre. Ella hizo hincapié en que se piense el contexto local, la ciudad de Guadalajara, para desarrollar las estrategias de defensa y promoción de los derechos humanos de las poblaciones migrantes y refugiadas.

Barrera señaló que FM4 Paso Libre, mientras desarrolla atención humanitaria integral, asimismo apoya la creación de políticas publicas y la investigación acerca del tema de los migrantes, refugiados y desplazados. Uno de sus pilares principales, según la presentadora, es empoderar a las personas en estas situaciones para que ellas mismas puedan exigir y defender sus derechos.

El objetivo central del modelo en cuestión es brindar un acompañamiento de calidad por medio de la atención psicológica, médica, de gestión e inserción social. El tiempo en que se va a quedar en el albergue y los servicios brindados, sin embargo, cambian dependiendo de la situación en que está el individuo y sus necesidades específicas – siempre oyendo a las personas e intentando llegar a acuerdos. Barrera señala, asimismo, que el modelo sufre cambios constantes para atender a las necesidades de poblaciones y contextos específicos.

Con el objetivo de organizar y optimizar la actuación de la OSC, se crearon distintas categorías para las personas a las que FM4 recibe.

La presentadora hizo hincapié en la importancia del trabajo en conjunto con otras instituciones y organizaciones. Su principal ejemplo fue la colaboración directa del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el proceso de inserción social.

Los tres primeros servicios (Atención Médica, Atención Psicológica y el Trabajo Social) se desarrollan en la primera etapa de recepción de las personas en tránsito. La Inserción Social también es hace parte del acompañamiento integral. La Atención Jurídica, a su vez, está interconectada con el acompañamiento integral, pero se hizo hincapié en que las necesidades psicosociales van en primer lugar, antes que las jurídicas. Siendo la Atención Jurídica, entonces, el último servicio prestado.

La coordinación de acompañamiento integral también se encarga de establecer y dar seguimiento a los vínculos con instituciones de salud publica, educativas, así como instituciones de asistencia social a personas en situación de vulnerabilidad (por ejemplo, mujeres victimas de violencia o personas con discapacidades) y otras instituciones que den atención a personas migrantes.

Finalmente, señaló que, entre los aprendizajes y lo que se debe buscar, la creación de vínculos institucionales puede generar cambios estructurales y, asimismo, la importancia de que siempre haya personal suficiente, voluntarios o no, que sean capacitados – o, aún, expertos – para sus respectivas actividades.

 

La casa del Migrante en Tijuana

Karla Gabriela Ramírez Melgoza continuó la presentación señalando que hay puntos de convergencia entre lo que ofrece la Casa del Migrante y FM4 Paso Libre. Algunos de ellos son el objetivo de brindar asistencia humanitaria a los migrantes y el esfuerzo de, además de ofrecer alimentos y estancia, facilitar y dignificar el proceso de inserción social. Otro de ellos es la afirmativa de que los modelos de asistencia de las dos instituciones no están “cerrados” o “finalizados”, sino que, en constante construcción con el objetivo, en ambos los casos, de llegar a la ayuda integral.

Con relación a las personas que la Casa del Migrante recibe, la presentadora señaló que el 75% es retornado de los EE.UU y muchas quedaron más de la mitad de su vida allí, ya prácticamente no conociendo México. A lo largo de los 32 años de existencia, el perfil principal de las personas que la Casa del Migrante atendió fue de hombres adultos. En el año pasado (2019), sin embargo, hubo un aumento en el numero de familias completas.

Otro rasgo de cambio indicado por Melgoza fue el hecho de que, durante los primeros años de la institución, solo se ofrecía techo y alimento, pero a lo largo del tiempo la percepción de la necesidad de otras asistencias (hacienda hincapié en la integración social) hizo que el método cambiara. Actualmente, el “Modelo de Inserción Social para Migrante”, elaborado y adoptado por la institución, es dividido en tres dimensiones, aplicadas en diferentes niveles de actuación. Durante el proceso, hay etapas de “canalizaciones” para comprender si uno tiene necesidades especiales y para direccionarlo a las oficinas/acompañamientos que necesite.

Para finalizar su presentación, Melgoza presentó algunas de las oportunidades y desafíos actuales de la Casa del Migrante. Entre ellos están la adaptación para asistencia de niños, mujeres y personas en situaciones específicas – que sufren violencia doméstica, por ejemplo. Señaló también la importancia de ampliar los procesos de “canalizaciones” y de desarrollar enfoques transversales en las asistencias – profundizando la interculturalidad y la participación de las propias personas en su proceso de inserción.

 

Comentarios

Para encerar el periodo de ponencia, la profesora María Dolores Paris Pombo hizo algunos comentarios acerca de las experiencias de las OSC y, asimismo, de la situación de migrantes, refugiados y desplazados en México más ampliamente.

El primer tema que trató fue la cuestión del perfil de las poblaciones migrantes. Antes la proporción de hombres frente a mujeres era muy alta y, según la profesora, las mujeres eran invisibles para las autoridades y las OSC. Los cambios que ocurrieron principalmente en 2019 – con un gran aumento de familias completas, con mujeres y niños desplazados – hicieron que fuera necesaria una flexibilización de las instituciones. En ese sentido, felicitó la experiencia de la Casa del Migrante de Tijuana por haber tenido éxito en la construcción de espacios “amigables” a mujeres, niños y niñas.

Otros puntos discutidos por Pombo fueron la importancia de poner atención a los “nuevos requerimientos” que vienen con las poblaciones – por ejemplo, que sufrieron daños psicológicos en el proceso de solicitud de asilo, situación que aumentó mucho – y de integración con las poblaciones locales como manera de disminuir los casos de xenofobia y violencia que muchos migrantes sufren.

Con relación a la situación de las fronteras, ella señala la necesidad de que haya un trabajo transfronterizo e internacional para ponerse frente a la cuestión de los migrantes, con colaboraciones cercanas incluyendo la academia.

Según la profesora, aunque haya un esfuerzo por parte del gobierno y las instituciones de inserción laboral de los migrantes, es importante saber que ni todas las personas pueden trabajar en mismas condiciones o, más allá, trabajar – por ejemplo, madres solteras con hijos que aún no tienen acceso a la escuela. Acerca de la cuestión laboral en ciertas áreas, como Tijuana y Guadalajara, también existe el peligro de la explotación de los migrantes, así como su entrada en los mercados sexuales o en actividades criminosas.

Finalmente, terminó su comentario señalando el problema de la Vivienda, que muchas veces es demasiado costosa y que, al fin y al cabo, limita la inserción laboral, y promocionando el desarrollo de la agencia de los propios migrantes en los procesos de asistencia y organización – realidad aún débil en México por el hecho de no ser, históricamente, un país de destino de migrantes.

 

Q&A

Este webinar terminó con una sesión interactiva de preguntas y respuestas. Para accederla, haga clic aquí.

 

Esta entrada del blog es parte de la serie de webinarios 'Modelo de Intervención Psicosocial para Personas Migrantes, Refugiadas y Desplazadas', organizados por GIZ y la Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo. Esta serie tiene por objeto promover el intercambio de conocimientos entre organizaciones y sociedad civil en sus experiencias, aprendizajes y modelos sociales en relación con la aplicación de políticas, estrategias e intervenciones integrales de protección social diseñadas para llegar a las personas migrantes, refugiadas y desplazadas. Si tiene alguna opinión sobre el tema tratado, nos encantaría escucharla. Por favor, ¡agregue sus comentarios abajo!