El webinario titulado ‘Experiencias de la Sociedad Civil: Un Kilo de Ayuda (México) & el Centro de Recuperación y Educación Nutricional (Brasil)’ ocurrió en el 19 de septiembre, 2019.  Este evento fue organizado por el Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), y discutió soluciones innovadoras derivados de los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil para promover buenas prácticas de cuidado y nutrición. Primeramente, la experiencia de Un Kilo de Ayuda en México, y sus iniciativas centradas en la diminución de las prevalencias de anemia por deficiencia de hierro fueron presentadas.  Luego, se discutió la iniciativa brasileña del Centro de Recuperación y Educación Nutricional (CREN) y sus métodos y herramientas innovadores para la introducción de alimentación complementaria nutritiva en los primeros meses de vida, como medio de prevención y lucha contra la malnutrición.   

La sesión incluyó presentaciones por las ponentes Angélica García (Un Kilo de Ayuda, México) y Gisela Solymos (Centro de Recuperación y Educación Nutricional, Brasil), contando también con la participación de Rafael Pérez-Escamilla (Universidad de Yale) como comentarista.

Puede ver la grabación del webinario aquí y acceder a la presentación aquí.

Un Kilo de Ayuda: Transformando a México desde la niñez

Un Kilo de Ayuda es una organización de la sociedad civil con más de treinta años de experiencia en México, trabajando con niños y niñas menores de cinco años, principalmente en zonas rurales con alta presencia indígena. Aunque en los últimos años la tendencia de la pobreza en el país ha disminuido de 4.4% en 2008 a 41.9% en 2018, se observa un incremento notable en la dimensión carencia por acceso a alimentación, situación que alcanza alrededor de 25 millones de personas (2018).

La infancia mexicana enfrenta desafíos tanto en el campo de nutrición como en el de la salud. Además, parte de esta población se encuentra en ambientes poco favorables para el desarrollo de sus capacidades, particularmente causado por prácticas de crianza no adecuadas por parte de sus cuidadores principales en términos de estimulación de lenguaje y de cognición, medidos, por ejemplo, a través de la disponibilidad de cuentos infantiles en el hogar, así como otros factores de riesgo que afectan el desarrollo infantil temprano (DIT):

Un Kilo de Ayuda centra sus acciones en favor del desarrollo infantil a través de su Modelo Integral para el Desarrollo Infantil Temprano (MIDIT), que se basa en dos estrategias, una dirigida hacia la comunidad como tal, y otra focalizada en los cuidadores principales, sean padres u otros responsables.  Con base en evidencia, la institución diseña intervenciones educativas que promueven prácticas de crianza sensibles y cariñosas en distintos entornos: servicios de salud, educación inicial y en el hogar.  Un Kilo de Ayuda implementa su Modelo Integral para el Desarrollo Infantil Temprano (MIDIT)  alrededor de un ciclo de operaciones con visitas mensuales:

El Programa de desarrollo físico, integra la vigilancia del estado de nutrición materno-infantil de los beneficiarios del MIDIT, que incluye la toma periódica del peso y talla de los niños menores de 60 meses, la impartición de talleres para cambiar conductas en los cuidadores principales y la distribución de materiales educativos. Puntualmente, cada 3 meses realizamos pruebas para la detección de anemia y  ofrecemos tratamiento completo a los casos detectados.  

Con respecto al desarrollo neurológico y psicoafectivo, el abordaje de Un Kilo de Ayuda cuenta con la aplicación de una prueba tamiz de Evaluación del Desarrollo Infantil (EDI) que permite identificar niños con rezago o riesgo de retraso en el desarrollo.  Sobre estos niños, se hacen actividades de estimulación oportuna en los niños con rezago en el desarrollo y con eso poder revertir el estado en que se encuentran sus niños. Los casos con riesgo de retraso en el desarrollo son referidos a los centros de salud para atención especializada.

Un Kilo de Ayuda integra una estrategia transversal para situaciones de crisis a través de  la estrategia de pedagogía de emergencia (auxilios psicológicos), que se detona a lo largo del año ante cualquier situación nacional que lo requiera.

En el ámbito comunitario,  contamos con diversas actividades, como:

  • El desarrollo de centros demostrativos comunitarios, que cuentan con huertos integrales de traspatio para la generación de alimentos de alta calidad de forma sustentable
  • Distribución de canasta de alimentos básicos.
  • Conducción de un análisis participativo comunitario para identificar junto con la comunidad las necesidades principales de la primera infancia y apoyarlos en la gestión con las autoridades municipales, estatales o federales para su resolución.

La operación de la institución sufrió una restructuración que se deriva de la capacidad de Un Kilo de Ayuda, como ONG, de dar una respuesta al incremento en las prevalencias de indicadores clave de primera infancia como malnutrición, derivado de la información disponible en las encuestas nacionales, la institución buscará recuperar en el menor tiempo posible a los niños con malnutrición, rezago o riesgo de retraso, todos definidos como Niños de Alto Riesgo (NAR) y mantener en estado óptimo de salud, nutrición y desarrollo a la mayor proporción de niños con acciones preventivas que incluye el monitoreo y la evaluación periódica de los indicadores clave en 4 momentos en el año:

Nuevas tecnologías han sido implementadas para permitir un diagnóstico de anemia más preciso y evitar errores de mala clasificación por variaciones de los equipos (HemoCue 201) por la operación a altas temperaturas:

Un Kilo de Ayuda otorga el tratamiento completo para asegurar la recuperación de los niños y mujeres embarazadas con el monitoreo periódico de su estado de nutrición.

En la vigilancia y evaluación del estado de salud, nutrición y desarrollo Un Kilo de Ayuda utiliza el INFOKilo, un sistema de dados robusto, que permite el seguimiento longitudinal de los niños y de las mujeres embarazadas para la toma de decisión oportuna y en caso necesario referencia a los servicios de salud. La aplicación de estas nuevas medidas permitió una mejoría significativa en las prevalencias de anemia por deficiencia de hierro en 2018:

 

Experiências que alimentam’ – La actuación del Centro de Recuperación y Educación Nutricional (CREN)

El CREN es una organización de sociedad civil, creada en parcería con la Universidad Federal de São Paulo. Contando con más de 25 años de experiencia, la institución proviene asistencia para niños y niñas desnutridos y obesos, a través de hospitales, clínicas proprios y de la ejecución de proyectos en comunidades en Brasil y diversos países de Latinoamérica y África. 

Uno de sus programas, ‘Experiências que alimentam’ actúa promoviendo acciones educativas para la introducción de alimentación complementaria y lactancia materna.  El proyecto inició sus actividades en mayo de 2017 y cuenta con la construcción de una estrategia de servicio en la introducción de alimentos, mediante una nueva herramienta para facilitar el diálogo entre profesionales y familias con bebés de 06 a 12 meses.

La desnutrición infantil normalmente ocurre después que los niños cumplan un año. De ese modo, la alimentación complementaria asume una posición estratégica en el combate de la malnutrición. La alimentación complementaria es también responsable por:

  • El estímulo del desarrollo sensomotor ofreciendo alimentos de diferentes texturas, sabores y colores
  • La educación de las papilas gustativas del niño para apreciar todos los sabores (amargo, ácido, salado, dulce)
  • El favorecimiento del desarrollo del habla
  • La promoción de la intimidad y fortalecimiento de lazos familiares
  • La prevención de la anemia

Aún que sea una intervención esencial, desafíos persisten en la implementación de la alimentación complementaria.  Una encuesta conducida en Brasil con 324 niños menores de 6 años ha demostrado que 57% de los hogares entrevistados conducían una preparación inadecuada de alimentos, con una introducción temprana de azucares (78%), leche (40%) y líquidos (73%), y en 80% de las familias fue constatada una introducción atrasada de sólidos.

Además, se descubrió que las familias tienen dificultades en dialogar con los profesionales de salud. Frente a esta conjetura, Experiências que alimentam fue creado para:

  • Contribuir al diálogo entre las familias y los profesionales durante la consulta existente, aumentando su nivel de comprensión
  • Capacitar a las familias con conocimientos sobre la alimentación complementaria
  • Llevar beneficios de salud a los niños
  • Reproducir la herramienta a gran escala

Para atingir los objetivos mencionados, la construcción del programa fue dividido en dos fases:

  • Fase 1:
    1. Comprender cuales son los desafíos que familias y profesionales de salud enfrentan en su cotidiano
    2. Basándose en las encuestas conducidas en el primer paso, se buscó desarrollar y producir un prototipo de programa, con formato todavía indefinido
    3. Conducción de entrenamientos profesionales para enseñarlos como implantar el programa en sistemas de salud locales, seguido por la implementación del prototipo
    4. Evaluación de los resultados

 

Para conducir la primera fase, CREN trabajó en parcería con tres unidades de cuidado primario en la ciudad de São Paulo, donde se escuchó las experiencias de los profesionales y de las familias.  El primer resultado de esas conversas fue el desarrollo de un video y de un kit de imanes para frigoríficos, conteniendo informaciones cuanto a los principales problemas relativos a alimentación infantil descritos en las experiencias relatadas, como la identificación de los principales grupos de alimentos, como preparar alimentos, etc.

Parte del entrenamiento se basó en desarrollar la sensibilidad necesaria para se discutir el cambio alimentario de manera empática.  Los imanes y el video son, de esta manera, una estrategia para la facilitación de la comunicación entre familias y profesionales de salud, de forma comprensible y agradable.

  • Fase 2:
    1. Aplicación de ajustes en el prototipo
    2. Expansión del proyecto
    3. Entrenamiento de nuevos profesionales
    4. Evaluación de los resultados 

En la segunda fase, ajustes fueron conducidos de acuerdo con las evaluaciones recibidas, para la producción de una versión mejorada.  La cuantidad de texto en los imanes fue disminuida, substituidas por un mayor numero de figuras. Con eso, fueron desarrollados dos imanes finales y cambios en el video, en adición de la formación de pósteres para las oficinas de los profesionales de salud:

En su fase actual, el proyecto en 3 ciudades en Brasil:

  • Fue expandido para 15 unidades sanitarias
  • Entregó 5.000 kits en 48 unidades de salud y transmitidos a las familias.
  • Contó con 16.000 personas beneficiadas
  • Distribuyó 250 pósteres en consultorios médicos

En la misma semana del webinario, más 5.000 kits fueran distribuidos, doblando el numero de personas beneficiadas para 32.000.

Los próximos pasos del proyecto son:

  • Continuar con la expansión en Brasil
  • Evaluar resultados a largo plazo
  • Adaptar la herramienta para usarla en otros países de América Latina

Esta entrada del blog es parte de la serie de webinarios 'La estrategia de desarrollo infantil temprano', organizados por GIZ y sus colaboradores. Esta serie tiene por objeto promover el intercambio de conocimientos entre múltiples interesados y difundir las experiencias, aprendizajes y lecciones aprendidas en relación con la aplicación de políticas, estrategias e intervenciones integrales de protección social diseñadas para llegar a las familias y los niños en una etapa temprana. Si tienes alguna opinión sobre el tema tratado, nos encantaría escucharla. Por favor, agregue sus comentarios abajo!